© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Martes, 16 Octubre 2018
  • Santa Margarita María Alacoque

María de Cambolas, la hija de los milagros

La historia de una mujer que luchó por la igualdad.

Noviembre 2013 | Maria Josep Dach, odn (Barcelona, Espanya) | Mujeres que dejaron huella

María nace en Toulouse en 1694. Forma parte de una familia noble que goza de gran reputación por la antigüedad de su linaje y la sólida formación intelectual de sus miembros.

Entra en la Orden de Nuestra Señora de esa ciudad en 1716. La Comunidad que la acoge está compuesta por setenta y siete religiosas. Algunas habían convivido con las fundadoras de la casa, contemporáneas de Juana de Lestonnac y testimonios directos de su vida.

El ambiente que encuentra y la influencia que ejerce en ella la ponen en contacto con las fuentes directas de la Orden. El testimonio de vida de las religiosas le ayuda a entender, interiorizar y hacer vida el carisma del Instituto.

En 1718 padece una parálisis grave que la tiene postrada durante seis años. En este período se pone de manifiesto su gran fe y su fuerza de voluntad extraordinaria. Durante su enfermedad había hecho la promesa de ofrecerse para la primera fundación que se realizara. Cuando se siente curada, en 1724, todas sus energías se encaminarán a cumplirla.

Su deseo sólo pudo hacerse realidad en 1743, después de recibir la autorización de la Superiora de la Casa para suplir a una de las religiosas de Cap Français en la Isla de Santo Domingo. Este mismo año emprende un viaje lleno de peligros, no sólo por el riesgo de naufragio sino por los piratas, que no dudaban en asaltar los navíos y capturar a los pasajeros para cobrar rescate.

Cuando llega a Cap Français, la población de la isla está formada por un 11% de blancos, un 2% de libertos y un 86% de esclavos. Predominan el afán desmesurado de dinero en la minoría blanca y la miseria material y moral en los esclavos.

La comunidad que encuentra está formada por quince religiosas que intentan, con no pocos esfuerzos, adaptarse al lugar. Las religiosas tienen un internado donde se educan las hijas de los grandes propietarios y comerciantes pero no había podido extender su labor educativa a las negras y mulatas por el fuerte componente racista de los blancos, que de ninguna manera querían mezclarse con los negros.

María de Cambolas realiza un primer intento en 1744 pero tiene que desistir por las amenazas que recibe la comunidad.

Este mismo año, la armada inglesa quiere apoderarse de la isla. Ante el peligro de ataque inminente, María hace la promesa de educar a las niñas negras si logran salvarse. Se desencadena un fuerte huracán, seguido por un terremoto, y los barcos ingleses se retiran. El peligro de guerra desaparece y tanto la Comunidad como el pueblo lo atribuyen a un milagro obrado por la intercesión de María de Cambolas. Por fin puede empezar a realizar su gran deseo: que las niñas blancas se mezclen con las negras y mulatas.

Su mentalidad se muestra mucho más avanzada que la de la sociedad esclavista que la rodea, pero hace posible que la educación que reciben unas y otras sea la misma.
Mujer clarividente, persuasiva, luchadora tenaz, entregada de lleno a los demás, muere en 1754.

Para más información, se puede consultar el trabajo de investigación realizado por Régine Barbe odn, con motivo del Simposio de Historia celebrado en Barcelona, 1995. Publicado en el libro: Aportaciones de la Compañía de María Nuestra Señora a la Historia de la Educación, 1607-1921. Figuras de su Historia. Ediciones Lestonnac, 1996. 

Maria Josep Dach: odn. Naciada en Solsona (Lleida), es licenciada en historia. Actualmente es la subdiretora del Colegio Mayor Lestonnac de Barcelona.

 

Descarga el artículo en PDF

AÑADIR COMENTARIO

3 Comentarios

Emma D.de C. dice:
A ver si podemos colarnos en sus zapatillas para andar por caminos de coraje. Gracias por regalarnos estas páginas vivientes del Carisma
Isabel R dice:
Gracias por compartir la vida de esta hermana, que el Señor nos regale un gran celo apostílico como a ella.
Carmina dice:
No arribem, ni a la sola de la sabata, a les nostres avantpassades... Ja ens podem espavilar! Gràcies per compartir-ho