© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Martes, 11 Diciembre 2018
  • San Dámaso, papa

Condición juvenil y sociedad en crisis. Los gritos de los jóvenes.

Los jóvenes están gritando. No tienen puntos sólidos en los que apoyarse para comprender la realidad, construir su identidad, responder a sus preguntas existenciales e invertir la lógica imperante.

Julio 2013 | Alicia Ruiz, odn (Almería, España) | Jóvenes

Tras un ejercicio de pasiva actividad basado en la escucha ante rostros concretos, hemos de cuestionarnos: ¿podemos tender la mano a `un´ joven? Y, ante este interrogante, ¿Dios calla?, ¿los jóvenes están siendo probados en nuestros días por el silencio de Dios?, ¿o tal vez Dios está pidiendo a los agentes de evangelización que transmitan su grito?

¿Es casualidad e irrelevante que la obra de arte más cara, hasta el S. XXI, haya sido en el 2012 “El Grito” de E. Munch?, ¿o es un signo en tiempos angustiosos?. En el caso de ser `signo de los tiempos´2, entendido como signo de los tiempos actuales, ¿incluye y expresa la vivencia de los jóvenes? Ellos han sido los que han determinado que escribir con mayúsculas equivale a gritar. Cuando escriben `IMBÉCIL´ o `TE QUIERO´ lo exponen a voz en grito. Hay gritos de queja, de euforia, de dolor, de alegría o de placer. Ahora bien, pintar un grito es un imposible al alcance sólo de E. Munch, el Van Gogh de los noruegos. Su obra fue vendida por 91 millones de euros en la subasta de Sotheby´s Nueva York (2-­‐ Mayo-­‐12), lo cual, como mínimo, pone en cuestión si la crisis ha llegado al arte. “El Grito” transmite lo que sugiere, una de las claves de la conciencia actual: tiene el don de capturar la angustia interior que todos sentimos. También los jóvenes. O muy especialmente los jóvenes.

Frente a Arquímedes, que se decía capaz de mover el mundo si le daban un sólido punto de apoyo, se sitúan muchos jóvenes inmóviles, por razones que desarrollaremos más adelante: el desempleo, el relativismo ético, el amor líquido, la codicia, el consumismo, la cuestión de Dios, el mal, la necesidad de construir por ellos mismos su identidad… Estos jóvenes están paralizados además por el aburrimiento en la cultura de la distracción y por el pesimismo ambiental.

2. Cf. L. GONZÁLEZ – CARVAJAL, «Signos de los tiempos y discernimiento»: Sal Terrae (2012), 409-421.

*Texto extraído de un artículo publicado por Alicia Ruiz en la Revista de Pastoral Juvenil nº 488-489 del Instituto Calasanz de Ciencias de la Educación".


-
Leer artículo entero

Alicia Ruiz: religiosa de la Compañía de María Nuestra Señora. Licenciada en Farmacia, Master en Drogodependencia. Licenciada en Teología. Nació en Sevilla (España). Actualmente trabaja en el Colegio de la Compañía de María en Almería.


 

AÑADIR COMENTARIO

2 Comentarios

Rosa María dice:
Has plasmado muy bien la realidad de los jóvenes y lo que se vive en el mundo de hoy. Nos ha gustado mucho. Un abrazo, Mª Carmen y Rosa María
dice:
Refleja con claridad la realidad de muchos jóvenes que cruzamos en nuestro caminar. Violeta