© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Viernes, 23 Junio 2017
  • Santa Agripina

Jornada de la Escuela de Verano 2014: "Nuestra esperanza eres TÚ"

Desde el Colegio Compañía de María de Almería nos cuentan su experiencia formativa: la escuela de verano.

Septiembre 2014 | Equipo de pastoral Colegio Compañía de María de Almería | Experiencias

Las Escuelas de Verano se realizan en el Colegio Compañía de María de Almería con el objetivo de promover la formación continua en un espacio-tiempo distinto al habitual, donde pueda existir un intercambio de conocimientos, experiencias y prácticas entre los educadores. En razón de lo acontecido durante el curso, se proponen diversas iniciativas de formación que, para que resulten enriquecedoras, han de estar bien preparadas, aunando motivación de los organizadores y respuesta de los participantes.

En el Curso Académico 2013-14, una de las Jornadas de la Escuela de Verano se ha dedicado a realizar un taller de oración. Sabemos que el taller es por excelencia un modelo de actividad teórico-práctica entre educadores que puede servir para nutrir las experiencias personales con las de los compañeros. Realizar un taller de oración ha sido una elección en clave formativa-lúdica que ha venido a premiar el empeño por parte de los educadores del centro en preparar adecuadamente el encuentro con sus alumnos al inicio de la mañana. Con esta tarea cotidiana se pretende una educación explícita en valores cristianos, dignos de ser transmitidos a todos nuestros alumnos, desde Educación Infantil hasta Ciclos Formativos, pasando por Educación Primaria, Educación Secundaria y Bachillerato.

Como se ha expresado inicialmente, la elección del tema de las Jornadas en la Escuela de Verano tiene su razón de ser en lo acontecido durante el curso y las necesidades formativas. Se trata de una respuesta con sentido. Alguien expresó en voz alta durante este curso académico: “Te envidio por la fe. Por mantenerla y por exhibirla para que se vea, por alimentarla cada día con tus oraciones, una práctica que yo no practico y, la verdad, he dejado de comprender. Y fíjate que yo creo en el poder de las palabras y las imágenes para educar en valores humanos, y por supuesto, me atrae enormemente la figura de Jesús de Nazaret”.

En el Curso 2012-13 el Director Titular compartió con el Equipo de Pastoral su interés por hacer un seguimiento de la actividad Así comenzamos el día con la previa aportación de materiales por niveles educativos. En sintonía con él, los miembros del Equipo de Pastoral dimos unos primeros pasos en esta dirección, fundamentalmente de sensibilización y de aportación de recursos de maneras diversas y en momentos distintos. De un modo progresivo y respetuoso con todas las personas implicadas, se fueron ofreciendo iniciativas personales para el uso común que fueron aplaudidas y agradecidas.

En el Curso 2013-14 se han dado pasos significativos para lograr hacer de la actividad Así comenzamos el día una herramienta fecunda para la evangelización. Si bien estamos a medio camino de ello, consideramos que nos hemos puesto en marcha contando con todos y esa es la mayor satisfacción. El itinerario que hemos seguido se resume señalando los hitos más importantes:

- A inicios de curso presentamos al claustro de profesores una página web que recoge la Propuesta Evangelizadora del colegio. Uno de los apartados corresponde a la actividad Así comenzamos el día: es un blog donde se cuelgan las reflexiones y las oraciones diariamente o por tiempos litúrgicos. Fue un paso importante por poner al alcance de todos los miembros de la Comunidad Educativa un material que responde a las aportaciones de todos los educadores. En momentos puntuales, como la Festividad de la Niña María o el Mes de Mayo, la colaboración de personas puntuales del profesorado ha sido elogiable. Ahora bien, se constata que es necesario seguir trabajando en esta página web para lograr un diseño atractivo y, fundamentalmente, rapidez y agilidad. En caso contrario, los esfuerzos realizados caerán en saco roto.

- En el Equipo de Pastoral nos propusimos una sola línea de sensibilización, motivación y formación del profesorado en relación a esta actividad. Esta línea de acción consistía en lo siguiente: desde nuestra condición de educadores en valores cristianos de la Compañía de María, queríamos distinguir oración de reflexión, vincular ambas y hacerla próxima a la vida de los alumnos. Ha resultado muy interesante el trabajo conjunto con el Grupo Motor del Plan de Interioridad. También es de señalar la comunicación establecida sobre este tema con el responsable del Equipo de Titularidad para la Educación en la Fe.

- A mediados de curso efectuamos dos encuestas para evaluar la actividad Así comenzamos el día.

La primera destinada a los educadores. Contenía los siguientes ítems:

• ¿La realizas cada mañana? ¿Medios, estilo…? ¿Aportas algunas oraciones de vez en cuando para pasarlas a los demás compañeros/as?
• ¿Qué eco encuentras en tus alumnos?
• ¿Te ayudan las propuestas que se ofrecen en los momentos especiales?
• ¿Qué mejoras “realistas” propones (que no supongan balones fuera)?
• Comentario libre…

La segunda destinada a 4 alumnos por clases: delegado, subdelegado y los dos primeros de la lista de clase. Contenía la introducción y los ítems siguientes:

La práctica cotidiana de comenzar las clases con una oración o reflexión pretende ser una actividad que se sume a hacer de ti “una buena persona”, “sensible y solidaria”, “abierta a lo que Dios sueña de ti”, para mejorar la sociedad en la que vivimos cuando te toque aportar en ella…

• ¿Te sueles interesar por la oración / reflexión que te ofrecen los educadores al comienzo de la mañana? Sopesa tu respuesta.
• Valora del 1 al 5 el interés de las reflexiones que te ofrecen a primera hora.
• ¿Qué mejoras “realistas” propones? ¿Te gustaría colaborar?
• Comentario libre…

Al finalizar el curso considerábamos que habíamos llevado a cabo conjuntamente un buen trabajo liderado y coordinado; que cada uno de los que nos habíamos implicado habíamos sido apoyo para los demás; que ante las dificultades habíamos reaccionado con sentido del humor y creatividad; que a través de nuestras oraciones habíamos tenido presente a los otros, los más pequeños, los más desfavorecidos; que los esfuerzos realizados permitían crecer humanamente tanto a nuestros alumnos como a nosotros educadores; finalmente, habíamos confiado en Dios, dejándolo todo en sus manos.

Al hacer memoria de los pasos dados y recoger la experiencia en su conjunto, volvemos a subrayar, mirándonos los rostros unos a otros, el lema de la Jornada de la Escuela de Verano: “Nuestra esperanza eres Tú”. 


Descargar artículo en PDF

 

AÑADIR COMENTARIO

0 Comentarios

Experiencias