Editorial

Un paso más en el camino de la construcción personal

Marzo 2014 | Lestonnac ODN

Mª Rita Calvo Sanz, odn (Roma, Italia)

El tiempo de Cuaresma, que como Iglesia acabamos de iniciar, es una llamada a la conversión, a hacer una parada en nuestra vida, a mirarnos por dentro, a humildemente reconocer lo que bulle en el interior y cuáles son los hábitos de nuestro corazón. Es una llamada a tomar conciencia de donde apoyamos la existencia y a crecer en libertad, a ensanchar esos deseos que nos posibilitan seguir construyendo nuestra pequeña historia y la historia de la humanidad.

Desentrañar lo que pasa en lo profundo de nuestro ser, reconocer quienes forman parte de nosotros mismos, abrirnos al Misterio que nos habita, nos posibilita sentir la vida con toda su intensidad, gozar con lo bueno que acontece y entender y atender las heridas de nuestro mundo. Encontrarnos con nuestra verdad desnuda, sin ropajes que la oculten y la adornen, es un camino que nos lleva también a construir fraternidad.

Nuestro mundo necesita personas de mirada amplia y limpia, de mirada humanizada, que van haciendo de su vida un don para los demás. De ahí la invitación específica de la Iglesia a la conversión, a dar un paso más en ese camino de construcción personal para llegar a ser personas integras e integradas, felices y pacificadas por dentro, capaces de salir hacia los otros, de disfrutar con lo que cada uno y cada una nos aporta y ofrecerles lo que somos, lo bueno y bello que existe en nuestro interior.

Editorial

Suscríbete a NewsODN

Boletín bimensual de la Orden de la Compañía de María N.S.