© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Viernes, 23 Junio 2017
  • Santa Agripina

Por un orden mundial más justo

Una aproximación a la Economía del Bien Común.

Septiembre 2014 | Joaquim Alsina (Barcelona, España) | Justicia y Solidaridad

La Economía del Bien Común es una propuesta de Christian Felber que muestra muchos puntos de contacto con la economía civil franciscana. A continuación podéis leer un resumen de la ponencia de Mercè Carreras-Solanas, coordinadora de Economía del Bien Común de la Universidad de Barcelona, en unas jornadas de la entidad Cristianismo y Justicia, en la que encontraréis intercaladas frases d’Evangelium Gaudium, una exhortación pastoral del Papa Francisco y, después, unas líneas sobre economía franciscana.

Cada vez hay más países y más ciudades. Cada vez somos más locales y más globales.

Evangeli Gaudium, 234: 
"entre lo global y la localización también se produce una tensión. Hace falta prestar atención a lo global para no caer en una mezquindad cotidiana. Al mismo tiempo, no conviene perder de vista lo local, que nos hace caminar con los pies sobre la tierra... ni universalismo abstracto... ni ermitañismo localista...”.

Recursos escasos y necesidades ilimitadas. La economía se basa en la confianza.

EG, 206
: “La economía..., debería ser el arte de alcanzar una adecuada administración de la casa común, que es el mundo entero...ningún gobierno puede actuar al margen de una responsabilidad común...”.

La economía responde 3 preguntas:

1. ¿Qué producir?

Imprescindible producir para cubrir necesidades básicas como salud, cultura o vivienda.

2. ¿Cómo producirlo?
A nivel microeconómico: empresas y municipios
. Empresas: beneficio financiero + contribución al bien común
. Nuevos indicadores económicos: Felicidad, dignidad humana, solidaridad, justicia social.
. Hay municipios que dan facilidades a empresas con estos indicadores.
. Hay que repartir el trabajo.
. Incentivos por trabajadores y mercados transparentes.

A nivel macroeconómico: Estados
. Producto Interior Bruto + Producto del Bien común
. Crecimiento: Desarrollo sostenible + Bienestar

EG, 203: “La dignidad de cada persona humana y el bien común son cuestiones que tendrían que estructurar toda política económica,... Molesta que se hable de ética, molesta que se hable de solidaridad humana, molesta que se hable de la distribución de bienes,... molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso por la justicia... La vocación de un empresario ... servir verdaderamente al bien común, con su esfuerzo para multiplicar y volver más accesibles para todos los bienes de este mundo”.

Retos
. Competencia vs. Cooperación
. Rentabilidad financiera vs. Dignidad humana

3. ¿Cómo distribuirlo?
. Nuevos mecanismos presupuestarios
. Nuevas propuestas fiscales.
. Nuevos mecanismos de participación ciudadana.
. Valores masculinos vs. Valores femeninos. (Poca presencia femenina en el ámbito empresarial).
. Reparto de tareas.


Economía civil: Franciscanos XIII-XV

(Base de la economía del bien común)

Los franciscanos propusieron una reflexión sobre la actividad económica que llevó al nacimiento de la economía moderna. Una forma diferenciada del capitalismo como lo entendemos hoy.

1. Aquellos que ejercen la actividad económica deben hacerlo por el bien común. El agente económico no trabaja sólo para sí, sino también para otros. El objetivo del agente económico debe ser el de compartir la prosperidad generada por sus actividades. Hay que recordar a las empresas capitalistas su responsabilidad social.

2. El capital no debe permanecer en reposo o ser consumido por aquellos que lo poseen, sino que debe "volver" a generar puestos de trabajo, ingresos, riqueza para otros. El agente económico ayuda a su entorno social a prosperar.

3. Algunos de los recursos producidos se destinarán a obras de servicio y ayuda para aquellos que no pueden valerse por sí mismos.

4. La ciudad debe ser habitable para todos, lo que implica que otra parte de los recursos deben asignarse a la infraestructura civil (obras públicas). Es así que las ciudades italianas se convirtieron en un modelo de progreso y riqueza, enseñando al resto de Europa y del mundo como construir una economía dinámica y sostenible. .

La economía capitalista ha restringido mucho el concepto de "bien común", para que coincida con el bien de un pequeño subconjunto de los participantes en la actividad productiva, es decir, los propietarios del capital y los administradores, mientras que los trabajadores sólo se les asigna un salario de subsistencia. La inversión es el motor de nuestra sociedad, pero a menudo no es suficiente inclusivo, dejando a muchas personas paradas. El bienestar público se financia, generalmente, a través de impuestos. Vuelve a estar de moda la filosofía utilitarista - individualista que el franciscanismo quiere superar con el concepto de bien común.

"Es hora de que los franciscanos, tanto en su predicación como en su acción, recuerden a todos que la actividad económica se lleva a cabo por el" bien común " y no para la riqueza individualmente disfrutada".

(...)

Leer artículo entero en PDF
 

Joaquim Alsina: Barcelona, España. Licenciado en Geografía e historia y en Teología. Profesor de bachillerato. Voluntario y miembro de la Permanente FISC-Catalunya y de Oxfam Intermón. Colabora en estas entidades preparando formaciones y escribiendo artículos sobre temas varios. Experiencias de cooperación en Bolívia, Ecuador y Paraguay. Participa en el Seminario de Doctrina Social de la Iglesia de la Facultad de Teología de Catalunya.

 

AÑADIR COMENTARIO

0 Comentarios