© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Jueves, 21 Junio 2018
  • San Luis Gonzaga

Mujeres explotadas por nuestros sistemas de vida

El “tráfico” de mujeres y de menores para la explotación laboral y sexual, desafía nuestra misión educativa en los países de procedencia y de destino de las “víctimas”.

Septiembre 2013 | Eugenia Bonetti, MC (Roma, Italia) | Justicia y Solidaridad

Las Comunidades religiosas femeninas, fieles a las intuiciones proféticas y carismáticas de sus Fundadores, han sido, a lo largo de la historia de estos últimos siglos, ejemplos luminosos por la manera de responder a las necesidades y a las pobrezas de cada tiempo.

Casi todas las Congregaciones femeninas han buscado dar respuesta y atender a las necesidades de la mujer marginada y relegada a roles de sumisión y de explotación. El modo más eficaz de sacar a las jóvenes de la pobreza y de la vulnerabilidad y de ofrecerles la oportunidad de una sana emancipación que les devuelva aquella dignidad que les pertenece, es sin duda la formación y la instrucción. Todavía hoy, muchas mujeres – sobre todo en los países en vías de desarrollo – viven la marginalidad como hace cuatro siglos, cuando Juana de Lestonnac supo escuchar y acoger el grito de ayuda de tantas jóvenes para transformar, a través de la educación, el vacío de su noche en la luz del día y de la vida.
Después de cuatro siglos de dedicación y de experiencias maduradas a través de la instrucción de jóvenes, que pedían por todas partes del mundo un acompañamiento para obtener un lugar en la sociedad, nos encontramos todavía delante de grandes desafíos debidos a radicales cambios. Sin embargo – gracias a Dios – permanece vivo un carisma tan actual, pero que debe hacer frente a una sociedad en constante cambio, que cuestiona nuestros valores y nuestros sistemas de vida y de educación. Esta realidad requiere un trabajo en redes y una implicación de todas las fuerzas que actúan en este campo, para redescubrir valores perdidos y tender a una sociedad equilibrada, armónica y respetuosa de los derechos y de los deberes de cada persona creada a imagen de Dios.

El objetivo de esta búsqueda es compartir, sea con los miembros de la Compañía de María, sea con las innumerables personas que trabajan en el sector de la educación y de la formación, el deseo de descubrir nuevos campos de acción y de enseñanza. La triste situación de miles de mujeres y de menores procedentes, en gran parte, de países pobres y que viven la experiencia de la explotación y de la noche, es para nosotros un gran desafío que cuestiona nuestros mismos métodos educativos. Hoy todavía tantas personas piden y no encuentran una mano tendida que las acompañe hacia la luz. Los mismos explotadores y consumidores del sexo a cambio de dinero, tienen necesidad de ser ayudados a romper las cadenas de su esclavitud, de muerte y de desorden, para reencontrar los verdaderos valores sobre los que puedan construir su vida.

Mi búsqueda y mi compartir no se basan en retórica ni en estudios intelectuales de un fenómeno en constante evolución, sino que quieren ser la comunicación fraterna de una experiencia de trece años, vivida en contacto directo con el “mundo de la noche”, primero en Torino en un Centro de acogida para mujeres inmigrantes y después en Roma, a partir del año 2000, como responsable en la USMI para el sector de “Tráfico”.
 
(...)

Leer artículo completo aquí

Eugenia Bonetti: Coordinadora del programa de lucha contra el tráfico de personas, de la USMI- Unión de Superioras Mayores de Italia (Roma).

 

AÑADIR COMENTARIO

0 Comentarios