© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Martes, 17 Octubre 2017
  • San Ignacio de Antioquía

Día de Naciones Unidas para la abolición de la pena de muerte (1 de marzo)

Cada día, en cada región del mundo, debería ser una jornada en contra de la muerte violenta en general y de la pena de muerte en particular, y a favor de la vida.

Marzo 2014 | Joaquim Alsina (Barcelona, España) | Justicia y Solidaridad

Cuesta mucho salvar vidas por causas de enfermedad, accidentes de tráfico, etc. para que las vidas sean destruidas en un momento, además de forma, a menudo, arbitraria.

¿Nos hemos preguntado alguna vez por qué los condenados a la pena capital son siempre de clase social baja? Podemos esgrimir muchos argumentos en contra de las ejecuciones. Todo un decálogo:
1. És inmoral ponerse al mismo nivel que los asesinos.
2. La mayor parte de los condenados a muerte han tenido pocas posibilidades de defenderse. A menudo han tenido un abogado de oficio.
3. Los más ricos se rodean de un maravilloso equipo de brillantes abogados, equipo que puede hacer milagros y que los acusados tengan condenas ridículas.
4. La pena de muerte no es disuasiva, no es ejemplo para no delinquir. La prueba que se realizó en Gran Bretaña a mediados del siglo XX dejándola en suspensión durante unos años demostró que no por no aplicarla aumentaba el número de delitos de sangre.
5. La misión de la justicia no es la venganza, es insertar en la sociedad al delincuente.
6. En Estados Unidos de América, donde llevan estadísticas de todo, se ha demostrado que 1 de cada 5 ejecutados era inocente.
7. La pena de muerte se ejecuta con absoluta frialdad por parte del Estado y, a menudo, transcurridos muchos años desde que tuvo lugar el delito. No es igual a matar con ofuscación y sin capacidad de razonamiento.
8. Las circunstancias vitales de buena parte de los asesinos y delincuentes suelen ser mucho más duras que las del resto de los ciudadanos, pobreza, familias desestructuradas, carencias afectivas durante los primeros años de vida , ...
9. Los más grandes criminales, aquellos que no han asesinado 1, 5 o 20 personas, han matado miles o millones de personas por sus decisiones políticas, no pagan nunca, al contrario, son bien recibidos en cualquier país del mundo. Como dijo un sociólogo: Los mayores criminales no están en las cárceles ya que ellos tienen las llaves.
10. Los más grandes criminales, porque acaparan tierras y riquezas despojando a la mayoría de la población, condenando al hambre y a una vida indigna miles de millones de personas, son admirados en el mundo global.

Y, para los cristianos, hay que añadir el mandamiento de Jesús: Perdonar. Perdón incompatible con la radicalidad e irreversibilidad de las ejecuciones.

 Solución: Crear las condiciones adecuadas que permitan la inserción de los delincuentes.

Si el punto de partida de los más de 7.000 millones de habitantes del planeta fuera similar, buena estructura familiar, afectiva, educativa, laboral, ... el número de delitos disminuiría drásticamente .

Una sociedad injusta no puede aplicar penas injustas. La Ley del Talión tiene más de 2.500 años. La civilización y la cultura han de servir para algo. Sí a la vida, sí a la vida digna. No cometeremos la ingenuidad de decir que no es necesario que haya cárceles, pero sí proponer unas cárceles que ayuden a devolver a las personas su dignidad perdida. A aquellos que, por lo que sea, han violado su propia dignidad y la dignidad de los demás.

 

Joaquim Alsina: Barcelona, España. Licenciado en Geografía e historia y en Teología. Profesor de bachillerato. Voluntario y miembro de la Permanente FISC-Catalunya y de Oxfam Intermón. Colabora en estas entidades preparando formaciones y escribiendo artículos sobre temas varios. Experiencias de cooperación en Bolívia, Ecuador y Paraguay. Participa en el Seminario de Doctrina Social de la Iglesia de la Facultad de Teología de Catalunya.


Descargar artículo en PDF

AÑADIR COMENTARIO

0 Comentarios