© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Martes, 12 Diciembre 2017
  • Nuestra señora de Guadalupe

El valor de la compasión

La compasión es Dios mismo inclinado, conmovido ante el desvalimiento de su criatura.

Septiembre 2015 | Marta Inés Restrepo M., odn (Medellín, Colombia) | Espiritualidad

Si me preguntas que llevo en mis manos, yo te diré: semillas, (aunque falte tanto para ver lo que brota) vale la pena sembrar la tierra y esperar… canta Marcela Bonafede odn.

Semillas son aquellas que nos proponemos echar en el surco en los próximos años, estos seis que han comenzado en el XVII Capítulo General del pasado mes de julio. Semillas de Virtudes y Valores, y entre ellos, el valor de la compasión.

Sembrar, cultivar… este es nuestro reto.

La compasión es un punto de encuentro entre grandes tradiciones religiosas, el budismo y el cristianismo, el judaísmo y el islam, y tiene en este momento para nosotros una vigencia imponderable, dadas las condiciones infrahumanas en que vive nuestro mundo en tantos lugares del planeta. Que se la llame compasión, bondad, misericordia, piedad, gracia, magnanimidad, mano tendida, la verdad es que son muchos términos intercambiables que brotan de la misma fuente.

Una “Antropología“ de la compasión, se fundamenta en el hecho de la corporalidad humana que nos hace vulnerables a la muerte, al sufrimiento físico y moral, a la temporalidad, a la carencia.

El Papa Francisco abrirá el 8 de diciembre la Puerta de la Misericordia . Es una invitación, por su parte, a todo el pueblo de Dios para acoger la mano tendida de Dios, al que sólo Jesús le da rostro, y a convertir este don recibido en compasión para con los otros. Su bula de invitación a la celebración de este año comienza así: “Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret”.

Precioso texto para ser meditado una y otra vez. Cuando entramos en esa dimensión inabarcable, (por eso “misterio”), de la inclinación de Dios por su criatura, nos dejamos contagiar de este valor cuyos efectos insospechados curarían inmediatamente tantísimo dolor como el que produce la barbarie hacia la que gira la historia contemporánea. No han pasado 70 años de la guerra europea y de la vietnamita, y asistimos asombrados al ensañamiento del hombre contra el hombre hoy mismo en medio oriente y en tantos otros lugares de la tierra.

Es preciso profundizar en lo que significa el valor de la compasión; todos sus sinónimos expresan la realidad profunda que brota del misterio mismo de Dios compasivo y misericordioso: es muy bello el texto en que le es revelado a Moisés que este es el verdadero rostro de la divinidad: « Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira, y pródigo en amor y fidelidad » (Ex 34,6)
 

(...)

Leer artículo entero
 

Marta Inés Restrepo M. odn: religiosa de la Compañía de María, Colombiana. Doctora en Teología, profesora del Centro de Estudios Religiosos (CER) de la Conferencia de Religiosos de Colombia y miembro de la Comisión Teológica de la misma.

 

AÑADIR COMENTARIO

1 Comentarios

dice:
Excelente